Ultima actualización hace: 28 minutos
Hoy es Domingo, 21 de Septiembre de 2014
Ex rehén colombiano relata cómo logró salvar su vida
28/11/2011 10:40 (-6 GTM)
BOGOTA (AP) — El sargento de la Policía Luis Alberto Erazo, que el sábado logró huir luego de 12 años en poder de las FARC, reveló el lunes que salvó su vida porque corrió en sentido contrario al de sus cuatro compañeros de cautiverio que fueron ejecutados por los guerrilleros.

Erazo, de 48 años, fue encontrado con vida el sábado por la tarde por el Ejército en zona rural del municipio de Solano, en el departamento de Caquetá, a unos 418 kilómetros al suroeste de Bogotá.

El Ejército había chocado más temprano en la misma región con unidades de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y luego hallados los cadáveres de otros tres policías y un militar retenidos por las FARC desde fines de la década de 1990.

Erazo cayó en manos del grupo guerrillero en 1999, en Curillo, una población de Caquetá.

Como a las nueve de la mañana del sábado (1400 GMT), "yo estoy doblando una toalla... y se viene la granizada de disparos y al momentico siento los impactos, uno en la cara y otro en el cuello, y dije: 'la cosa ya es conmigo', porque ya los disparos eran ahí cerquita de mí", narró Erazo durante una entrevista a la emisora Caracol Radio.

En ese momento, "lo único que se me ocurrió fue correr hacia el monte... Y se me pegan dos guerrilleros (para tratar de matarlo) y me logré esconder hasta que pasó todo", agregó el suboficial de la Policía desde una clínica de la institución en el occidente de Bogotá.

La coronel Adriana Camero, directora del Hospital de la Policía Nacional, dijo telefónicamente que Erazo tenía una leve herida de tres centímetros en el pómulo izquierdo producto del roce de una bala de fusil y en la parte posterior del cuello, también en el lado izquierdo, otra pequeña herida por una esquirla de granada.

El sargento no presenta signos de desnutrición, dijo. "Se encuentra en muy buenas condiciones generales", añadió la funcionaria al resaltar, sin embargo, que Erazo tuvo problemas anoche para dormir debido a la emoción y ansiedad.

"Después de medianoche sí pudo dormir. Está un poco ansioso, con un poco de tristeza, con emociones encontradas acerca de recuperar su libertad, la pérdida de sus amigos", o los otros retenidos que murieron, aseguró Camero.

Erazo recordó que el comandante del frente 63 de las FARC, alias "Arturo Rojas", les había dicho a los cinco secuestrados que en caso de que hubiese un cruce de disparos con la fuerza pública "nosotros... debíamos correr hacia el lado de ellos (o de los rebeldes) porque ellos nos iban a sacar y nos iban a entregar sanos y salvos a nuestras familias".

Pero, según Erazo, a la hora del cruce de disparos del sábado "a mí se me olvida la consigna que me había dado este 'Arturo' y yo corro hacia el monte y mis compañeros corren hacia donde ellos..., y allí fue que ellos (los rebeldes) los mataron a mansalva y sobreseguros".

En concepto de Erazo, "los asesinaron tan 'malmente' que mi capitán (Edgar Yesid) Duarte venía enfermo de un pie... y no podía caminar".

El policía sobreviviente dijo que tras permanecer varias horas escondido escuchó el ruido de una motosierra y que, con miedo de que fueran guerrilleros, se acercó con prudencia y se preguntó: "Estos 'manes' qué". A los pocos minutos, agregó, vio que pasó un hombre con un casco. "Estos son militares", dijo, y de inmediato se les entregó a los integrantes de fuerzas del orden, quienes lo abrazaron en el acto.

El sargento precisó que al campamento rebelde habían llegado el viernes en compañía de unos 42 guerrilleros. Observó que desde hacía mes y medio eran sometidos a caminatas extensas y agotadoras en Caquetá.

Erazo dijo que en la última década tuvo como compañero de cautiverio al asesinado suboficial militar Libio Martínez, quien había sido secuestrado por las FARC el 21 de diciembre de 1997 en una base de comunicaciones del Ejército en el suroeste de Colombia.

El otrora rehén comentó que cuando los guerrilleros que lo custodiaban se enteraron de la muerte de su máximo jefe, Alfonso Cano, el 4 de noviembre pasado, sólo atinaron a decir: "Esos son actos de la guerra, uno se va y otro queda".

Erazo fue internado la víspera en una clínica de la Policía, donde es sometido a chequeos médicos.

Los cadáveres de los cuatros rehenes asesinados se encuentran desde la noche del domingo en el Instituto de Medicina Legal, en el centro de la capital colombiana, donde forenses les practican las necropsias.

Ellos son el intendente Alvaro Moreno, el coronel Edgar Duarte, el mayor Elkin Hernández, todos de la Policía, y el sargento mayor del Ejército José Libio Martínez.

El jefe de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, explicó telefónicamente que "desde esta madrugada se han iniciado las necropsias con unos equipos, conformados por unas 20 personas".

"Podremos comentar algunos aspectos generales de las muertes", advirtió Valdés, "pero ya aspectos específicos no se podrán dar a conocer porque hace parte de una investigación".

Los cadáveres, dijo, les serán entregados a sus familiares en la tarde del lunes.




AP
Compartela:
Vota esta noticia    0     0
  • Los comentarios aquí publicados son la opinión de las personas que los publican y no de aguasdigital.com
  • No se permite publicar comentarios que afecten a la dignidad de las demás personas.
  • aguasdigital.com se reserva el derecho de eliminar los comentarios que se encuentren fuera de tema.
Comentario:
Nombre:
Correo Electronico:
Codigo de verificacion:
Más Noticias...
Aguasdigital on Facebook
Increíble robo de una vaca